Tener vivienda, casa, apartamento o piso, es un activo o un pasivo; una inversión o un gasto

Tener vivienda, casa, apartamento o piso, es un activo o un pasivo; una inversión o un gasto. Eso depende, de si es para vivir nosotros o para rentar o percibir un alquiler; si vamos a vivir nosotros en dicho espacio es un pasivo, un gasto; si lo vamos a alquilar o arrendar, es una inversión.
Desglosemos lo manifestado. Si un activo coloca dinero en mi bolsillo y un pasivo lo saca, el piso para residir es lo segundo: pide mantenimiento regular, impuestos (predial, renta, etc), pago de servicios públicos como aseo, agua, electricidad, gas, etc; administración y otros gastos como hipoteca, intereses sobre la deuda, seguros y la lista sigue. Claro, da calidad de vida y frente a pagar arriendo, pudiera ser una ventaja en términos que no debemos irnos tan de buenas a primeras de allí salvo que no le paguemos al banco y nos desalojen, a que podemos tenerlo y adecuarlo a nuestro acomodo, etc.Pero como no negocio, no suele serlo tanto, digo, mientras los clientes seamos nosotros mismos.
Ahora bien. Si Incurrimos en todos los gastos anteriores pero es un inquilino el que paga las facturas y demás erogaciones que debemos hacer y, nos deja un pequeño margen para nosotros, vaya, ahora si, hablamos de una inversión o de un negocio. Que sea o no tan rentable como otros, ya son otros 5 dólares, euros o pesos.
Dicen los que saben que por lo general este tipo de viviendas alquiladas pueden rentar del 3-6% de su valor real, al mes. Para muchos esto es un dineral. Vamos a volverlo ejemplo. Tenemos una casa cuyo valor es de 90.000 dólares, en este orden de ideas nos debería rentar por lo menos 2.700-3.600 dólares al mes. Suena magnífico, sobre todo si nuestra cuota hipotecaria es de 2.300-2.600 dólares para el primer valor o 3.200-3.500 dólares en caso del segundo monto.Pero ¿Y si no lo es? ¿Si nuestra cuota por el crédito para vivienda supera estos valores? Perdemos dinero o dejamos de percibir lo ideal, así de sencillo.
Ahora bien, habría que evaluar si los ingresos por concepto de alquileres son gravados a una tasa superior o inferior al de los incrementos patrimoniales.

Comentarios

Entradas populares de este blog